top of page
Buscar
  • Foto del escritorAna Maria

La Soledad alumbró mi vida


Después de algunos meses inmersos en la tristeza, batallando con una ola de soledad que no paraba de estrellarme contra el fondo, me deje arrastrar. Y fue maravilloso porque esa ola de soledad sacudió pero también alumbro mi vida. Logre definir, pude poner en orden mis ideas, y saber hacia dónde quiero dirigirme.

Los que me conocían me veían reír como si nada pasara, pensándome una mujer fuerte, sin saber que en el fondo estaba pasando por uno de los momentos más difíciles de mi vida. Esa soledad la sentía tan mía, que era invisible para los demás. La sentía tan mía que la cuidaba con mimo.


El que me veía, pudo haber pensando que me sobraba compañía. No se equivocaban porque nunca me faltaron esos ángeles, esas personas especiales en mi vida, los cuales me brindaron su amor, su tiempo, su compañía. Me inyectaba una alegría efímera que me dibujaba una máscara, que cuando llegaba a casa se desvanecía cuando me miraba en el espejo. En ese momento volvía a mi realidad.


Fueron momentos intensos que me pusieron a prueba, agradezco haberlos vivido, porque me permitieron re inventarme y ahora poder recordar con alegría cada momento vivido. Darme cuenta que todo en la vida sucede por un propósito que va mucho más allá y que muchas veces no comprendemos.


La soledad me permitió conocerme, encontrarme. Yo no sabía que era ir al cine sola, comer en un restaurante conmigo misma, irme a caminar, disfrutar de un helado sentada en un columpio en un parque, o estar en casa leyendo un buen libro. Y mucho menos imaginar que podía sentarme a escribir para compartir mis historias con ustedes. Darme cuenta que el amor no se elige, es él quien nos elige a nosotros.

Me enseño a amarme, a disfrutar cada segundo, a respirar con más fuerza, a consentirme, a velar para mí, a no temer a nada, a apostar y creer en mi con mayor intensidad, a darme cuenta que la alegría viene del interior. Conocí el amor propio, conocí mis capacidades para salir adelante, conocí la madera de la que estoy hecha para seguir triunfando y seguir brillando.


En medio de la soledad conocí el amor. Ese amor que yo misma no me brindaba, esperando que viniera de otra persona. Me cuestione muchas veces si realmente yo estaba bien. Muchas veces sola en mi habitación reía de una manera diferente, pensé en ocasiones que algo no estaba bien en mí. Hoy puedo decirles que sí iba bien. El amor que uno mismo puede brindarse es placentero y delicioso. No temas sentirte sola. "Cuando llega la soledad", es porque algo quiere enseñarte. Abrázala sin miedo, porque cuando la soledad no se llena de resentimiento, es placentera". Saber que estamos solos para vivir nuestra vida es compañía, es saber lo que pocos aceptan. Vivimos como niños, queriendo estar en brazos de alguien continuamente. De alguien que nos libre de mantenernos sobre nuestros pies. Aceptar que es pesado para quien nos sustenta, es comprender que la libertad llega cuando nos sostenemos sobre nuestros pies.

Que nadie te quite esa bella sonrisa mujer, tu amor no es para cualquiera, ni tus labios son objeto de deseos pasajeros. Vive la vida con quien te de vida, y recuerda que siempre vas a ser lo mejor para quien realmente te ama.

Te Amo Soledad, Gracias por enseñarme tanto.



121 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page